Fisura Labial

Siempre deberá procederse a la evaluación inicial por los especialistas para descartar la presencia de otras malformaciones. Esta fisura es la que produce menos alteraciones funcionales, al comprometer solamente la musculatura del labio. A partir de los tres meses de vida se recomienda la operación para cerrar el labio uni o bilateral y realizar una corrección nasal primaria. Luego del mes de operado se debe evaluar el tipo de cicatrización.

Al crecer el niño se reevaluará el labio y nariz para determinar la necesidad de una corrección secundaria después de los cuatro años de edad.

Si el compromiso de la encía es mayor, el ortodoncista deberá evaluar las posibles anomalías de las piezas dentales cercanas a la zona de la fisura para eventualmente, realizar un tratamiento con aparatos.

La presencia de una fisura de labio aislada no produce por sí sola problemas de audición ni de voz, sin embargo al crecer y por razones socioculturales el niño podría presentar deterioro de su autoestima si se sintiese diferente.