Evaluación Inicial

Un niño nacido con fisura labio palatina es generalmente motivo de gran ansiedad para sus padres, exacerbada por el desconocimiento de la enfermedad y su tratamiento y por las dificultades de alimentación. Esta situación puede dificultar el proceso de apego parental. La orientación oportuna inicial permitirá tranquilizar a los padres y darles confianza en relación a los tratamientos futuros del bebé.

 El adecuado tratamiento de los niños con fisuras labio palatinas se basa en la existencia de equipos multidiciplinarios experimentados trabajando coordinadamente.

En Fundación Gantz los pacientes son evaluados inicialmente por los siguientes especialistas:

 Cirujano Plástico: Hará el examen y diagnóstico de la fisura y derivará a los especialistas que se requiera, responderá las preguntas relacionadas con el tratamiento reconstructivo.

Genetista: Entregará el consejo genético o riesgo de recurrencia de la malformación, búsqueda de asociaciones con otras malformaciones y pronóstico.

Psicólogo: Escuchará, entregará la guía y orientación necesaria para contener la ansiedad de los padres y prevenir la falta de apego.

Enfermera: Entregará las indicaciones de alimentación con la técnica más adecuada para cada caso. Apoyará la decisión de continuar o interrumpir la lactancia materna, enseñará a extraer, manipular y conservar la leche materna. Aclarará la información recibida y guiará en la continuidad del tratamiento.

Escuela de Padres: La Fundación Gantz ofrece una agrupación de Padres de niños con fisura que tiene experiencia en la rehabilitación de sus propios hijos, lo que le permite acoger, apoyar y orientar a todos los padres que se incorporan para iniciar el tratamiento de sus hijos.